Rincón del Hermano Costalero - Ilustre y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura. (Córdoba - España)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Rincón del Hermano Costalero

La Cofradía > Casa Hermandad
Carta a una Madre

Carta a una Madre

Desde el primer día que note el abrazo de la trabajadera en mi costal, he notado que cada día que pasa noto más la fuerza de tu imagen. Muchas vivencias debajo del paso, muchas personas que por intereses hacia otras personas han pasado y se han ido sin llegar a sentir lo que yo siento. Madre pide por nosotros, este costalero anónimo es tus pies en la Córdoba cofrade, no sólo yo, también mis compañeros, esos que como yo también notan tu presencia en el último momento antes de la entrada en el que ya es todo corazón lo que nos queda por darte y no hay más fuerza que la que tu Fe nos da.

Es una de mis últimas chicotá, esta de 2009 bajo palio, pero quiero antes acordarme de mi gente, de mis capataces, de aquellos que siguen dando algo por la Señora de la Plaza. Quiero acordarme, Madre desde la primera trabajadera hasta la trasera, de aquellos largos que echaban el peso hacia atrás pero ella para que sus ratones lo retuvieran le retenía con sus manos. Acordarme de aquellos ratones que con su corta estatura tienen también más fuerza que ninguno, también de costero a costero, de aquellos hermanos costaleros todos que se convirtieron en angelitos y ahora llevan una campanita en la base de tu varal.

No quisiera Madre dejarme en el recuerdo aquellos míticos costaleros que podían hacer que quinta y sexta fuera una sola “la quinta del macho” de la que pocas vírgenes se pueden tener el privilegio de tener una como esa quinta, donde sólo unos privilegiados pertenecieron a ella, aquel Carlos Rojas, Redondo, Durán... todos en si una sola trabajadera, un solo corazón.

Quién de los viejos no se acuerda de ellos, de aquel año en que la trasera justo en la entrada se quedo pinchada y no entraba y como hermanos ayudaron en cuanto se le pidió. No sólo acordarme de los más viejos de la cuadrilla de Hermanos Costaleros, sino también caben unas palabras para los más jovencitos, aquellos que se metían bajo tu manto cada Domingo de Ramos y jugaban a ser costaleros, y ahora al cabo del tiempo ya no juegan sino que se han convertido en Hermanos Costaleros. Como no, quien no conoce al hijo del “Cervecitas”, que con su corta edad cogió el zanco izquierdo y lo subió a las Tendillas sólo con el corazón, como me acuerdo del hijo me acuerdo del padre, buenos costaleros los dos, sí señor. También me acuerdo de Paquito el hermano de Juanma, que como el otro se metían en el manto a disfrutar y a aprender a llevar un paso con arte, el arte que le daban sus Hermanos Costaleros.

Que gente más buena Dios Mío, te doy las gracias por pertenecer a esta cuadrilla, no te preocupes Madre aunque en esta carta digo que me pienso retirar, no será este año necesito por lo menos dos más, para poder culminar el ciclo de mi vida cofrade, una cosa te pido Madre, dile a tus ojos que van delante y detrás que me deben por lo menos un año debajo junto a mí, quiero disfrutar también de ellos, quiero trabajar con Pirulo, con el Primo, con Javi, con Chunli, quiero darme ese gusto, la verdad se le echa de menos aquí debajo, cada uno tan especial y con un corazón que aunque van por fuera ellos van debajo sufriendo por nosotros.

Gracias Madre de la Amargura por escuchar mis palabras, también te pido que ruegues por nosotros por tu cuadrilla de Hermanos Costaleros tanto del Señor como la Tuya propia.

Es un Honor ser tus pies.


Hermano Costalero Anónimo.
(Publicado en el Boletín Extraordinario de Cuaresma 2009)

Regreso al contenido | Regreso al menu principal