Recortes de Prensa II - Ilustre y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura. (Córdoba - España)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Recortes de Prensa II

Aniversarios > III Centenario N.P.J.N. Rescatado

Cientos de fieles acompañan al Rescatado hasta la Catedral
La comitiva estuvo formada por los grupos jóvenes de las cofradías cordobesas. La imagen volverá hoy en procesión hasta su sede canónica
FRANCISCO MELLADO (Diario Córdoba)
Día 01/12/2013

Cientos de fieles acompañaron en la tarde de ayer a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado en una procesión extraordinaria que lo llevó hasta la Catedral, donde hoy a las 12 de la mañana tendrá lugar una eucaristía presidida por el obispo de la diócesis, para conmemorar el trescientos aniversario de la hechura de la popular imagen.

Puntualmente, una comitiva formada, principalmente, por los grupos jóvenes de las cofradías cordobesas se puso en la calle desde la iglesia de los Trinitarios. Minutos después la Marcha Real interpretada por la banda de cornetas y tambores de Nuestra Señora de la Salud, que acompañó musicalmente a la imagen, indicaba que el Rescatado estaba ya ante los numerosos fieles que desde primeras horas de la tarde esperaban en la plaza del Cristo de Gracia, para no perderse esta histórica procesión.

La imagen del popular Rescatado lució sobre el dorado paso que procesiona cada Domingo de Ramos, en esta ocasión exornado con un monte de rosas rojas y luciendo la nueva túnica que le ha ofrendado su cuadrilla de costaleros.

A un ritmo muy lento, la cruz de guía de la cofradía trinitaria se fue adentrando por el entramado de callejas del barrio de San Lorenzo y San Agustín hasta llegar a la calle Alfaros, de ahí a Capitulares, para luego tomar San Fernando y desembocar en la Ribera para volver a cruzar, como en el histórico Vía Crucis Magno del pasado 14 de septiembre, la Puerta del Puente.

A pesar del frío, numeroso público siguió la procesión por las calles de la ciudad, un público que fue creciendo a medida que avanzaba la noche y que llegó a su punto álgido en el entorno de la Catedral.



PROCESION DE REGRESO
Para la mañana de hoy, una vez que concluya la eucaristía, alrededor de las 13.15 horas, dará comienzo la procesión de regreso de la popular imagen hasta su sede canónica en la parroquia de los Padres de Gracia (Trinitarios). La comitiva, que irá acompañada musicalmente por la banda de cornetas y tambores de la propia hermandad, recorrerá el siguiente itinerario: Catedral, Puerta de Santa Catalina, Magistral González Francés, Judería, Deanes, Conde y Luque, plaza Agrupación de Cofradías, Blanco Belmonte, Santa Victoria, La Compañía, Claudio Marcelo, Capitulares, San Pablo, San Andrés, San Lorenzo, María Auxiliadora, y plaza del Cristo de Gracia donde llegará bien entrada la tarde.



La imagen lució una túnica bordada en oro donada por su cuadrilla de costaleros
FRANCISCO MELLADO
Día 01/12/2013

La imagen de Jesús Nazareno Rescatado lució ayer por primera vez sobre su paso la túnica que le ha ofrendado su cuadrilla de costaleros. La pieza responde a un dibujo ornamental que se extiende en la parte baja de la túnica, en las mangas y el pecho. Este dibujo, configurado a base de hojarasca barroca, va conformando en la parte delantera una cartela central donde campea el símbolo de la esclavitud que junto a las cadenas y grilletes que figuran en la parte trasera le confieren un marcado y acertado sentido iconográfico en relación a la Orden de la Santísima Trinidad.

En lo que se refiere a la ejecución, ha sido realizada concienzudamente por la bordadora Mercedes Castro, quien ha utilizando para su elaboración distintas puntadas del arte del bordado tales como cetillo, media onda, ladrillo o cartulina.




Tres siglos de devoción trinitaria
La hermandad del Rescatado celebra el tercer centenario de la bendición de la imagen con una procesión hasta la Catedral . Hoy se oficiará una misa y después volverá a su templo
A. C. | Actualizado 01.12.2013 - 01:00 (El Día de Córdoba)

No era Domingo de Ramos, pero la plaza de Cristo de Gracia se llenó ayer minutos antes de las 17:00 para ver salir al Rescatado, al Señor de Córdoba, iniciar su camino hasta la Catedral. Esta procesión extraordinaria forma parte de los actos que ha programado la hermandad en honor de la imagen, de cuya bendición se cumplen 300 años en 2013. No era Domingo de Ramos, hacía más frío y no le acompañaba la legión de penitentes que en la procesión tienen que colocarse detrás de la imagen, pero el Rescatado se presentó igualmente imponente ante sus fieles. Su aparición provocó de nuevo silencio, respeto y hasta algunas lágrimas entre los que hoy celebran 300 años de devoción a una imagen que todos conocen como el Señor de Córdoba.

Nuestro Padre Jesús Rescatado ofreció ayer estampas únicas en una fría tarde de final de noviembre. En primer lugar llamó la atención por la túnica que estrenaba, que por primera vez fue corta y no de cola, como es tradicional en la imagen de la hermandad trinitaria. Se trata de una túnica bordada por Mercedes Castro en oro sobre terciopelo morado que impresionó a todos los presentes. Otro de los momentos llamativos -y emotivos- fue el de poder volver a escuchar saetas en pleno otoño, como la que se pudo disfrutar en la calle Montero, por ejemplo, al Señor de Córdoba. El recorrido dejó estampas para el recuerdo que los fieles lo pudieron vivir de manera más íntima, ya que la salida durante el Vía Crucis fue algo más multitudinario y dentro de un acto en el que participaban más cofradías. Se pudo ver de nuevo a Jesús Rescatado pasando por un marco único e inédito hasta el pasado mes de septiembre, como es la Ribera y el Arco del Triunfo, antes de llegar a la Catedral. Este nuevo itinerario podría convertirse en una estampa habitual si la Agrupación de Cofradías así lo decide mañana lunes.

Con el traslado de la imagen al primer templo de la Diócesis no acaban los actos programados. Hoy a las 12:00 se celebrará una misa en honor del Señor Rescatado que estará presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández. A su término, alrededor de las 13:30, será la procesión de regreso. En este cortejo, la imagen irá acompañada por primera vez por la banda de la hermandad, ya que ayer fue la agrupación de Nuestra Señora de la Salud quien puso la emoción de la música durante todo el recorrido.



El Señor de Córdoba, 300 años después
La calidez y la gran devoción ambiental combaten el frío en el traslado a la Catedral con motivo del tercer centenario del Rescatado
Rafael Carlos Mendoza | Actualizado 01.12.2013 - 01:00 ABC Edición Córdoba

Son las 17.00 horas y no es primavera. El azahar, ya sólo en el recuerdo, da paso al fruto del naranjo. Luce el sol, pero el frío aprieta en las zonas más sombrías del entorno de la trinitaria plaza del Cristo de Gracia. Todo es diferente, salvo lo esencial. Centenares de fieles y devotos aguardan la salida del Señor de Córdoba y otros tantos, impacientes, esperan para caminar tras él. Pertrechados con mullida ropa de abrigo emprenden su camino hacia la Catedral, el mismo sendero que la hermandad cubrió en el Vía Crucis y también el que hizo en la década de los 60, su última presencia en el primer templo de la Diócesis en solemne estación de penitencia.

Un ambiente de respeto, silencio y recogimiento impregna la plaza. Hasta el sol quiere estar presente en esta extraordinaria salida. Caen los últimos rayos del día cuando la puerta de la Iglesia Nuestra Señora de Gracia se abre para dejar paso al cortejo, encabezado por su imponente cruz de guía. Tras ella, desfilan centenares de jóvenes penitentes representantes de otras cofradías que en esta ocasión también ha querido acompañar a Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado en su traslado a la Santa Iglesia Catedral. La juventud del cortejo contrasta con la antigüedad y la historia de la talla.

Hace 300 años que esta imagen, por encargo de fray Cristóbal de San Juan de Mata, llegó al templo de los Trinitarios y ayer, 30 de noviembre de 2013, la cofradía escribió un brillante capítulo con letras de oro, tanto en su propia historia como en la del resto de las hermandades cordobesas. El Rescatado se presentó sobre su paso dorado y con la túnica que la bordadora local Mercedes Castro realizó para la ocasión.



Diferente atuendo, pero idéntica estampa señorial. El mismo drama en su rostro y ese caminar suave para encontrarse con el fervor de su barrio. Se reencontró con los suyos por las calles de los Frailes y Montero y la plaza de San Agustín, en la que le esperaban aglomerados desde hacía horas centenares de fieles. No faltaron tampoco las monjitas del Hospital Jesús Nazareno quienes al escuchar las campanas de la Iglesia del Juramento se apresuraron por las estrechas calles empedradas para no pederse la inusual estampa.

Sólo el frío, con un considerable puñado de grados menos que en primavera, llevaba a pensar que nos encontramos en una estación diferente.

Los fieles combatieron los menos de diez grados que empezaron a registrarse con el cortejo ya en la calle con la calidez y la devoción ambiental. Lo acompañaron como si se tratara de una encomienda expresa de su Madre, la Virgen de la Amargura, que el viernes se despidió de él en el cierre del besamanos y su posterior colocación en el paso.

Ayer se multiplicaron también los momentos emotivos que suele brindar un cortejo del Rescatado. Detrás de cada fiel del Señor de Córdoba hay una historia, en esa especie fila de promesas que va ligada a esta hermandad cada vez que se echa a la calle. Lágrimas en las mejillas, rostros compungidos por el momento e infinidad de miradas al Rescatado, al que le piden que interceda por ellos.

En Córdoba no hay estampa similar, ni siquiera parecida a la que depara el cortejo del Señor de los cordobeses. La reedita cuando hace un llamamiento a sus fieles, que ayer respondieron de manera masiva, aunque no equiparó a las largas filas que se producen durante la salida en estación de penitencia. Pareció como si la ciudad cofrade detuviera su reloj durante unas horas para volcarse con el cautivo trinitario, que representa el instante previo al inicio del camino al Gólgota. Sin cruz, pero preso y con las manos atadas con un cordón dorado, el Rescatado ha conmovido a muchas generaciones de cordobeses y ayer fue un gran homenaje a su tricentenario.

En la Catedral, ya pasadas las 21.00 horas, se vivieron momentos diferentes. Allí lo esperó la otra Córdoba, la procedente de cualquier de los puntos cardinales de la ciudad. También turistas, asombrados con tanta devoción, y algún que otro devoto de fuera de la capital. Allí permanecerá hasta hoy, cuando volverá a su templo, en esta ocasión con los sones de la propia banda de la corporación.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal