Recortes de Prensa 75 V - Ilustre y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura. (Córdoba - España)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Recortes de Prensa 75 V

Aniversarios > 75 Aniversario Fundacional

75 años de devoción trinitaria

Los titulares de la hermandad del Rescatado llegaron ayer en procesión a la Catedral para celebrar una eucaristía de acción de gracias con motivo de los 75 años de la Hermandad.

Francisco Mellado 02/10/2016


A primeras horas de la tarde de ayer la temperatura no era la de un Domingo de Ramos. Tampoco estaban las aceras como el primer día de la Semana Santa, sin embargo el sentimiento era casi similar. Sentimiento de devoción hacia el Señor de las promesas que ayer se paseó por Córdoba para conmemorar los 75 años de la cofradía que le rinde culto.

Para sorpresa de muchos el Nazareno Rescatado inició su caminar ocupando el primer paso, algo insólito puesto que en Semana Santa siempre va el último precedido por la Virgen de la Amargura, que en esta ocasión cerraba el cortejo.

Pero vayamos desde un principio, poco antes de las cuatro de la tarde se echó a la calle el cortejo que acompañaría a los titulares de la hermandad hasta la Catedral. Precediendo al Señor una escasa representación de los grupos jóvenes de las cofradías, que contrastaba con el alto número de hermanos que portando cirio formaban el segundo tramo del cortejo, el que precedía a la Virgen de la Amargura.

El Nazareno Rescatado caminó en su paso dorado exornado con clavel rojo, mientras que la Virgen de la Amargura lo hizo en su palio, en esta ocasión exornado con rosa blanca, orquídeas y un toque de statice morado. La Virgen lució con un manto azul bordado en recorte de oro que llevó durante algún tiempo y que con el paso de los años fue sustituido por uno de terciopelo liso.

Así los pasos de la cofradía se dirigían hacia la Catedral entre unas calles que poco a poco iban tomando cuerpo, llegando a su punto álgido en el entorno de la Catedral, donde fueron cientos de personas las que se agolparon para ver el discurrir de los pasos de la cofradía.

Pasadas las 8 de la tarde el Rescatado hacía su entrada en el Patio de los Naranjos a los sones de Eucaristía, interpretada magistralmente por la banda de cornetas de la Coronación de Espinas. Después sonó Coronación y tras la Marcha Real el Rescatado cruzaba la Puerta de las Palmas. Por su parte, la Virgen de la Amargura entró al Patio de los Naranjos a los sones de Amargura, poco después sonó Madre Hiniesta con la que hizo su entrada en el primer templo diocesano.

Una vez los titulares en la capilla de Villaviciosa de la Catedral comenzó el solemne pontifical presidido por el obispo de la diócesis, quien tras dar la enhorabuena a la cofradía por estos 75 años desgranó una emotiva homilía cargada de simbolismo trinitario en torno a la imagen de Jesús Rescatado. Finalmente exhortó a los fieles a «seguir a Jesucristo como camino de libertad».

Tras la eucaristía dio comienzo la procesión de regreso, una multitudinaria manifestación de fe en torno a los titulares de esta cofradía que ayer celebró sus 75 años de vida.



ANIVERSARIO EN TRINITARIOS
El día del Señor de Córdoba
Con motivo del 75 aniversario fundacional, el Rescatado y la Virgen de la Amargura completarán un recorrido de once horas
R. C. M. - abc cordoba Córdoba 01/10/2016 09:10h

La Córdoba cofrade se prepara hoy para disfrutar de una de las jornadas más especiales de este año con la salida extraordinaria de los dos pasos de la hermandad del Rescatado con motivo del 75 aniversario fundacional de la corporación. Un acontecimiento que pasará a la historia de la hermandad y gracias al que se podrá ver al Señor de Córdoba en el interior de la Mezquita-Catedral. Además, el venerado Nazareno –una de las grandes devociones centenarias de la ciudad- no estará solo en su camino hacia el primer templo, ya que María Santísima de la Amargura lo acompañará en su paso de palio.

Un desfile extraordinario de más de once horas de duración en el que se vivirán momentos de gran emoción al paso de la cofradía trinitaria por distintos templos del casco antiguo de la ciudad. Además, recomendable será la llegada y salida del primer templo de la Diócesis o el tránsito por rincones de interés como la calle Deanes o la bajada por la Cuesta del Bailío ya de regreso a su templo.

A las 16.00 horas está prevista la salida del cortejo de la parroquia de Nuestra Señora de Gracia. Minutos más tarde, los pasos de Jesús Rescatado y María Santísima de la Amargura saldrán de la construcción anexa al templo rumbo a la Catedral. Un itinerario en el que atravesarán María Auxiliadora y la Plaza de San Lorenzo en dirección al barrio de San Pedro. Ya en los alrededores del primer templo, la cofradía entrará al mismo por la Puerta del Perdón aproximadamente a las 20.00 horas. Media hora más tarde, comenzará una solemne Eucaristía presidida por el obispo de la Diócesis, Demetrio Fernández.

   A las 20.30 horas se celebrará una Eucaristía en la Santa Iglesia Catedral con los dos pasos
A las 21.30 horas, el cortejo volverá a salir al Patio de los Naranjos para perderse por los rincones de la judería. De esta forma, se podrá ver al Señor de Córdoba y a su Bendita Madre por calles tan recónditas como Deanes o Conde y Luque. La Plaza de la Compañía o Santa Victoria serán otros puntos de interés en el discurrir de los pasos antes de su llegada al bullicio del Bailío, donde se espera que sean centenares las personas que se congreguen para ver bajar al Nazareno y a la Amargura por los escalones empedrados de la popular Cuesta. Finalmente, el cortejo regresará a su parroquia por el barrio de San Agustín. La entrada en el templo está prevista a las tres de la madrugada.

Acompañamiento musical
Para este desfile con carácter extraordinario, la hermandad penitencial ha mantenido a las dos formaciones musicales que el pasado Domingo de Ramos –frustrado por la lluvia- tenían previsto acompañar a los titulares trinitarios. Por un lado, la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas tendrá el privilegio de poner sus sones tras el imponente paso dorado del Nazareno. Asimismo, María Santísima de la Amargura caminará junto a la Banda de Música Manuel Garín, de Linares, un binomio que se viene repitiendo desde hace seis años de forma consecutiva.

La de hoy será la séptima procesión extraordinaria de la hermandad del Rescatado en sus últimos 25 años, un tercio de su historia. En tres de las seis veces anteriores, el Nazareno ha llegado hasta la Mezquita-Catedral. En 1997, dentro del Vía Crucis de las hermandades cordobesas, y en el año 2013 hasta en dos ocasiones, primero como parte del Vía Crucis Magno  de la Fe y después en el marco de los actos del 300 aniversario de la imagen titular de la cofradía.



ANIVERSARIO EN TRINITARIOS
El Rescatado y la Amargura regresan de la Catedral
La cofradía se encamina ya a su templo, al que llegará sobre las 3.00 horas
R. C. M. - abc cordoba Córdoba 01/10/2016

Nuestro Padre Jesús Rescatado y María Santísima de la Amargura ya han iniciado su camino hacia su parrio de los Trinitarios tras la misa Pontificial en la Mezquita-Catedral con motivo del 75 aniversario fundacional de la hermandad trinitaria.

Un desfile histórico que ha despertado mucha expectación entre los cofrades y miles de devotos del Señor de Córdoba y que tendrá una duración de once horas hasta que ambos pasos regresen a su templo.

A la hora prevista, el cortejo de la cofradía del Domingo de Ramos se puso en la calle ante la atenta mirada del público que desde minutos antes ya se congregaba en la conocida como «Plaza del Apargate». Desde allí, pudieron vivir en primera persona los primeros pasos del Nazareno, que caminaba de forma serena con su cautivadora mirada al son de la música de la Banda de Cornetas y Tambores de la Coronación de Espinas. Para la ocasión, el Señor viste la túnica que le regaló la Duquesa de Medinaceli y va exornado con clavel rojo.

Tras él, María Santísima de la Amargura, ataviada como antaño con la saya roja y el manto azul y perfumada con rosas color champagne, orquídeas, rosas de pitiminí y statis blanco y morado. Además, en las piñas del frontal, unas llamativas varas de nardos. En cuanto al acompañamiento musical, la hermandad apostó de nuevo por la Banda Manuel Garín, de Linares.

Después de su paso por la Plaza, el cortejo se ha dirigido hacia San Lorenzo y San Pedro en busca de la Mezquita-Catedral. Ya en los alrededores del primer templo, la cofradía entrará al mismo por la Puerta del Perdón aproximadamente a las 20.00 horas. Minutos más tarde, comenzará una solemne Eucaristía presidida por el obispo de la Diócesis, Demetrio Fernández.

A las 21.30 horas, el cortejo volverá a salir al Patio de los Naranjos y se encaminará hacia la judería por Deanes y Blanco Belmonte. La Plaza de la Compañía o Santa Victoria serán otros puntos de interés en el discurrir de los pasos antes de su llegada a la Cuesta del Bailío. Finalmente, la entrada está prevista alrededor de las tres de la madrugada.



75 ANIVERSARIO
Un reguero de fe incalculable
Jesús Rescatado y la Virgen de la Amargura procesionaron de forma extraordinaria hasta la Catedral
R. C. M. - abc cordoba Córdoba 01/10/2016

No era Domingo de Ramos, pero lo parecía. Por parecer, lo vivido ayer podía haber sido hasta un sueño, pero no lo fue. El «Señor de Córdoba» salió a la calle y de nuevo obró el milagro. Ése que hace que los siglos pasen por su rostro, pero no por su mirada. Cautivadora, dulce e inmutable al paso del tiempo. Un halo de magia que hace posible que por más veces que procesione, de forma ordinaria o excepcional, uno nunca se canse de mirarlo. Porque en su morena cara no hay problema que no encuentre consuelo, ni plegaria que no obtenga respuesta. Será por esta razón por la que Córdoba nunca falla a su llamada. A la de Él y a la de su bendita Madre de la Amargura, que ayer también quiso ser partícipe de la jubilosa celebración del 75 aniversario fundacional de la hermandad en la que ambos reciben culto.

Eran las cuatro de la tarde y en la siempre pintoresca Plaza del «Alpargate» llegaba el momento esperado desde hace meses. Con puntualidad británica, el cortejo de la hermandad del Rescatado, con su cruz de guía al frente, se ponía en marcha camino de la Mezquita-Catedral. Minutos más tarde, la corneta entonaba la Marcha Real y ahí estaba Él. Ataviado con la túnica morada que le regalara la Duquesa de Medinaceli y rodeado de claveles rojos, como los que cada viernes los fieles compran en la puerta de la parroquia de Nuestra Señora de Gracia como ofrenda para pedir por su intercesión divina. Con caminar ligero y sereno, el paso dorado se adentraba en la plaza trinitaria con marchas de corte clásico como «Réquiem» o «Amor de Madre», interpretadas por la Banda de Cornetas y Tambores  de Coronación de Espinas.

   La comitiva fue recibida por varias hermandades en la puerta de los templos por los que pasó el Rescatado

Tras el paso, la Cruz Alzada, varias parejas de cirios, miembros de otras hermandades y una representación civil y militar que anunciaba la llegada de la Virgen de la Amargura, que, a diferencia del Domingo de Ramos, cerraba la comitiva. Vestida como antaño, con la saya roja y el manto azul bordado en aplicación, la Dolorosa que tallara José Callejón, y posteriormente restaurara profundamente Martínez Cerrillo, lucía rosas color champagne, orquídeas, rosas de pitiminí y statis blanco y morado. Además de esta variedad floral, en las piñas del frontal, portaba unas llamativas varas de nardos. Iluminado por un sol radiante, el palio de la Amargura se adentraba por la calle María Auxiliadora, donde la esperaba la hermandad del Prendimiento.

La parroquia de San Lorenzo y la de Puerta Nueva también fueron testigos de este momento histórico con el recibimiento fraternal de sus corporaciones. Con paso ligero y acompañado cada vez por más devotos, el Nazareno Rescatado arribaba al popular barrio de San Pedro, por cuya basílica pasó con la marcha «Misericordia isleña».
Pontifical en la Catedral

A las 19.35 horas, la cruz de guía de la corporación trinitaria se colocaba bajo la Puerta del Perdón para hacer su entrada a un concurrido Patio de los Naranjos, en el que pronto asomaron los faroles del paso, que hacía su entrada al interior de las naves catedralicias con «Coronación» y la Marcha Real pocos minutos antes de las ocho de la tarde. Por su parte, la titular mariana, con la candelería completamente encendida, accedía al Patio con la marcha «Amargura», interpretada por la Banda de Música Manuel Garín, de Linares. Una vez en el interior del templo, ambos tronos se situaron en la capilla de Villaviciosa, donde tuvo lugar el solemne Pontifical del 75 aniversario, oficiado por el obispo de la Diócesis, Demetrio Fernández.

Caída la noche sobre la Mezquita-Catedral, la hermandad del Rescatado regresaba a su sede canónica perdiéndose por los recónditos rincones de la judería. Un juego de luces y sombras con la silueta del Cristo maniatado que tan sólo unos pocos privilegiados pudieron disfrutar por motivos de seguridad. Especialmente emotivo fue el posterior encuentro en la Plaza de Capuchinos con las tres hermandades que allí tienen su templo. Además, se trataba de una cita histórica, ya que a este punto acudió el Rescatado en su primera salida procesional con la hermandad para visitar a la Virgen de los Dolores. Sin duda, las dos grandes devociones de la Semana Santa cordobesa.

Instantes más tarde, los pasos bajaban la Cuesta del Bailío para deleite de la multitud congregada. Once horas de recorrido para una hermandad que suma 75 años de vida pero que atesora una devoción incalculablede más de tres siglos bajo su cautivadora mirada.



Córdoba se rinde a su Señor en un cortejo de más de diez horas
La Hermandad del Rescatado celebra su 75 aniversario con una salida extraordinaria que le lleva a la Catedral y al Bailío
N. Santos | Actualizado 02.10.2016 - 01:00

Paso lento, vista larga. El objetivo estaba claro: engrandecer aún más el nombre de una hermandad que tiene el honor de acoger al Señor de Córdoba. 75 años y por segunda vez pudo pisar la Catedral, el mayor templo de la Diócesis. El Domingo de Ramos pasado, muy lluvioso, quedó atrás, y la Hermandad del Rescatado pudo observar de cerca la grandiosidad del patio de los Naranjos. Era día de ropas renovadas y algo de calor. Pero el tiempo permitió que la cofradía trinitaria culminara un programa de actos con una salida extraordinaria que le tuvo en las calles de Córdoba más de diez horas. Puntos únicos, y otros algo más tradicionales, pero la Mezquita de fondo dotó al Nazareno de ese halo que sólo se vive con la historia como compañera.

Desde bien temprano, a las 16:00, y a buen ritmo el cuerpo de acólitos, puso el pie en la plaza de los Trinitarios, que no los volvería a ver hasta las 03:00. Sin duda, un trayecto largo pero que no se hizo pesado al llevar como acompañantes a los miles de cordobeses, y otros tantos turistas, que no quisieron perderse esta cita histórica.

Se mezcló lo cofrade con lo patrimonial y adquirió el Rescatado, y su madre, la Virgen de la Amargura, una especie de redención que cada Domingo de Ramos experimenta pero que nunca se vivió de tal manera. Tradicional a su estilo, los costaleros de los dos pasos marcharon con paso corto y elegante, sin apenas florituras (porque no les hace falta) al ritmo de las bandas de Coronación de Espinas y la jiennense Manuel Marín de Linares.

Pero no sólo fue la Catedral el único espacio que dejó imágenes para el recuerdo. Las obras de Capitulares cumplieron ayer una tarea más buena que mala, al contrario de lo que suele ocurrir con el día a día. Y es que el corte del tráfico en la zona obligó al cortejo a bajar por la cuesta del Bailío. El punto, acostumbrado a observar cada Domingo de Ramos a la hermandad de la Esperanza y únicamente a ésta, se convirtió ayer en concentración de cofrades que no podían dejar pasar la oportunidad de admirar a la venerada cofradía descender esta cuesta. Un día para enmarcar y para hacer más grande aún a la cofradía del Alpargate.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal