Recortes de Prensa 2017 II - Ilustre y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura. (Córdoba - España)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Recortes de Prensa 2017 II

Estación de Penitencia > Año 2017

Devoción y saetas por el Señor

Cientos de cofrades llenan la plaza de los Trinitarios para ver la salida de la hermandad más antigua del Domingo de Ramos
Á. Alba    1            
 
El  sol incide sobre los cientos de devotos que esperan con paciencia la  salida del Señor de Córdoba y la fachada de la parroquia de Nuestra  Señora de Gracia se convierte en un mural de oro, deslumbrante ante la  salida de María Santísima de la Amargura y Nuestro Padre Jesús  Rescatado.


El calor no pudo con los cofrades que ayer se  congregaron, desde una hora antes de la salida de la hermandad, en la  plaza de los Trinitarios para coger el mejor sitio (y la mejor sombra).  Entre ellos, muchos penitentes esperaban el momento para seguir al Señor  en su estación de penitencia, aunque este año tuvieran que abandonarlo  antes de entrar en carrera oficial, lo que causó alguna ofuscación.

     
De forma puntual, los nazarenos de la hermandad  trinitaria comienzan a salir del portón anexo a la iglesia mientras los  deseos por ver al paso del Cautivo crecían. Viejos y nuevos penitentes  se citan en la plaza, cualquier esquina es buena para la dulce espera  del Señor, para seguirlo en su camino y disfrutar de su paso firme hasta  el regreso a su templo. También viejos y nuevos cofrades, grupos de  jóvenes que se inician, ya sin la tutela de sus padres, en el disfrute  de la Semana Santa; y familias enteras que tienen como tradición acudir a  la salida de la Hermandad del Rescatado, la más antigua de las que  procesiona el Domingo de Ramos.

La devoción por el Señor de Córdoba es palpable; el  número de personas que lo venera se hace evidente cada viernes en las  visitas que recibe en su parroquia y también se hizo patente ayer, con  el fervor que mostraron los cordobeses en su salida procesional.

Como es tradición por el número de penitentes que  lleva el Señor, la Virgen de la Amargura fue la primera en salir del  portón de los Trinitarios en una Semana Santa muy especial para la  imagen ya que celebra su 75 aniversario con un programa de actos  extraordinarios. Su manto azul  ya se había perdido por la calle María  Auxiliadora, seguida por la Banda de Música Manuel Garín de Linares,  cuando los ciriales del Rescatado se vislumbran entre el incienso.

La solemnidad y majestuosidad del Señor de Córdoba  aparece bajo el intenso sol de abril para iniciar su estación de  penitencia, que el año pasado no fue posible debido a la amenaza de  lluvia. Mientras, toda la plaza pendiente de su avance, dejando a su  parroquia atrás y con las mantillas y la Banda de Cornetas y Tambores de  la Coronación de Espinas tras Él, y las saetas sonando para despedirlo  de su plaza hasta su vuelta en la madrugada.
                                                   

Regreso al contenido | Regreso al menu principal