Cultos y Actividades - Ilustre y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura. (Córdoba - España)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Cultos y Actividades

La Cofradía > Información

    La Cofradía organiza diversos Cultos y Actividades a lo largo del año. De entre todos, hay que destacar el Quinario que se realiza en la Cuaresma. Es característica la distribución de estos Cultos Cuaresmales. Empieza, al contrario que la mayoría de las cofradías, con la Fiesta de Regla y la comunión general de los hermanos el domingo anterior al primer viernes de marzo. De este modo, dichos cultos terminan el jueves, y el viernes las imágenes son expuestas a Besapiés y Besamanos, respectivamente, a todos los fieles devotos. Es el primer viernes de marzo el día más importante de veneración de estas imágenes, junto al Domingo de Ramos. Desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche, una constante muchedumbre abarrota la iglesia para postrarse en la capilla ante Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y besar sus plantas, así como las manos de María Santísima de la Amargura. Largas colas de devotos llenan la Plaza del Cristo de Gracia y multitud de coches ocupan todos los alrededores. Antiguamente, cuando el parque automovilístico no se había incrementado, se establecían servicios especiales de autobuses que, desde la Plaza de las Tendillas, conducían a los fieles hasta dicha iglesia.

    Otros Cultos en Honor del Señor son los del Triduo, que se celebra en el mes de noviembre, con motivo de la Festividad de Cristo Rey. La terminación de estos actos de veneración se aprovecha para la imposición de medallas y distintivos a diversos hermanos y cofrades.

    En el mes de Septiembre se realiza otro Triduo en honor de María Santísima de la Amargura, que culmina el último domingo de dicho mes.

    A lo largo de los años estos cultos han sido predicados por los más distinguidos oradores sagrados del momento. En las diversas convocatorias aparecen los conocidos nombres de D. Antonio Gómez Aguilar, D. Miguel Castillejo Gorráiz, el padre Segundo María Gutiérrez y destacados miembros de la Orden Trinitaria, pues si las relaciones entre la comunidad y la hermandad son cordiales, en estos actos litúrgicos se halla la ocasión para fomentarlas. Así, cuando existía la Schola Cantorum del convento, participaba en todos los oficios.

   Pero a todos estos actos de veneración expuestos, organizados por la Cofradía, hay que añadir los que el pueblo de Córdoba realiza espontáneamente, sin ninguna convocatoria oficial: son todos los viernes del año. El primer viernes de marzo y los viernes de Cuaresma constituyen la máxima prueba de esta devoción popular; no obstante, a lo largo de todo el año, cualquier viernes de invierno o de verano que nos acerquemos a su iglesia, la presencia de vendedoras ambulantes de flores en el pórtico nos indicará el continuo desfile de devotos que acuden ante la imagen para dirigirle una encendida plegaria.

     Estamos, pues, ante uno de los ejemplos más claros de la religiosidad popular de los Cordobeses.

    Como ya hemos citado, la Hermandad colabora eficazmente, a lo largo del año, en distintas empresas de apostolado que organiza la comunidad trinitaria: obras de caridad, campañas de Navidad, etc., así como en uno de los más importantes, como es la que realiza la Vocalía de Acción Social, con los ancianos de la Residencia de San Andrés, y con los más desfavorecidos de la Feligresía.

Regreso al contenido | Regreso al menu principal