Crónica Restauración - Ilustre y Piadosa Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno Rescatado y María Santísima de la Amargura. (Córdoba - España)

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Crónica Restauración

Aniversarios > Cincuentenario Fundacional

   Uno de los hechos que constituye un hito en la historia reciente de la Hermandad viene dado por la restauración de la Sagrada imagen de nuestro Titular, no sólo por la importancia en sí de ésta, sino también por la campaña popular que la precedió, así como por la procesión que con ocasión de su regreso se llevó a cabo. La Cofradía no podría permitirse en modo alguno llegar a la celebración del cincuentenario con el considerable deterioro de la imagen, marcándose como fecha final de dicho proceso el mes de Septiembre de 1991.

    En el mes de Septiembre de 1990 se organizó dicha comisión que, presidida por el entonces vice-hermano mayor D. José Mª de Lara Boti, se encargó de diseñar la campaña necesaria para la captación de fondos con los que afrontar los cuantiosos gastos de la restauración; paralelamente se presentaban proyectos de diferentes restauradores, se evacuaron las consultas necesarias con la Comisión Diocesana de Arte, se presentó el dossier a la Comunidad de Rvdos. PP. Trinitarios (26-XI-1990), convocándose a los hermanos a un Cabildo General Extraordinario (1-11-1991), antes de ser recibidos en audiencia por el Excmo. Sr. Obispo (9-11-1991), quien dio su aprobación definitiva. El día 7 de Marzo se presentó en la sede de la Agrupación HH.CC. a las Hermandades, prensa y público en general la "Campaña Pro Ayuda a la Restauración de la Imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno Rescatado", que llevaría por lema "CORDOBÉS", sirviendo éste de llamada a los destinatarios de la campaña, a la vez que definía a quien por derecho propio es el Señor de Córdoba.
    
    Fue de gran importancia la colaboración de la empresa  "Los Ángeles de la Noche", en la financiación de la misma, la cual supuso un considerable esfuerzo colectivo para la Hermandad centrándose principalmente en la distribución de 2.000 carteles, 8.000 octavillas, 300 huchas, 1.000 diplomas para la colaboración de empresas, 2.500 tarjetas de agradecimientos de donativos, 5.000 recibos recordatorios repartidos en 200 talonarios, una cuestación popular, así como la apertura de cuentas bancarias, sin olvidar tampoco la enorme difusión que se alcanzó en prensa escrita, radio y televisión.

    El día 3 de Mayo una misa en su capilla sirvió de despedida a la Imagen, que entre escenas de densa emoción fue bajada de su camerín dispuesta para su traslado a  Sevilla el día siguiente. Concertado el obligado seguro de riesgo y adoptadas las medidas especiales para el viaje, 10 miembros de la junta de Gobierno escoltaron en dos vehículos la furgoneta que portaba la talla hasta la ciudad hermana. Una vez allí, el escultor y restaurador Miguel Ángel Pérez Fernández se hizo cargo de la misma en su taller, sito en el afamado "Corral del Conde", de la calle Santiago, dispuesto a afrontar lo que resultaría completa y exitosa restauración. Su labor se centró principalmente en resolver los problemas de fijación de la talla a la peana y de colocación de la cabeza en el cuerpo; de ensamblaje de maderas; de policromía en frente, manos y pies, producida por la erosión de la corona de espinas, cordel de oro y roce de los devotos, respectivamente.

    El pueblo de Córdoba se volcó con sus donativos para dicho fin, conscientes de lo que el Rescatado representa como norte y guía de sus vidas. Además, entidades entre las que citar al Excmo. Ayuntamiento, Diputación Provincial, Delegación de Cultura de la junta de Andalucía, Cajasur, la Caja Provincial de Ahorros de Córdoba y otras muchas empresas, hicieron con el decidido apoyo que las circunstancias exigían que la Campaña concluyera de forma brillante.

    La restauración se contrató en un plazo de ejecución de 3 meses desde la entrega, pero pudo finalizarse con bastante antelación, estando la talla lista para su regreso a finales de junio. Se abrió entonces un intenso debate en el seno de la directiva sobre la conveniencia de dar la bienvenida pública a la Imagenen el mes de Septiembre, una vez que la ciudad hubiese recuperado su pulso normal y se realizasen con el tiempo necesario todos los preparativos para la procesión de acción de gracias; o, por el contrario, organizar ésta lo antes posible para no privar de la veneración a los devotos, así como para evitar todos los riesgos que se derivasen entre tanto, siendo ésta la propuesta que finalmente se acordó.

    El 20 de julio se trasladó la imagen hasta la Sala Capitular del cordobés Monasterio de Santa Marta, donde fue depositada bajo la amorosa custodia de esta comunidad de religiosas jerónimas, especialmente vinculadas con la Hermandad. El 26 de Julio la eucaristía previa a la procesión fue concelebrada por el sacerdote dominico P. Rafael Cantueso y por los trinitarios P. Francisco García y P. José Hernández, superior de la comunidad y ministro provincial respectivamente. Todo el recorrido rebosaba de gentes que querían ver a "su Rescatado" portado al fin sobre hombros, para lo que se dispuso del paso que cada 24 de Mayo luce por las calles del barrio al auxilio de los cristianos, María Auxiliadora.

    Así el itinerario fue transcurriendo por las angostas vías del itinerario más cordobés: Reja de Don Gome, San Agustín, Jesús Nazareno, San Lorenzo... bajo flores que caían de balcones engalanados y al compás de los sones de marchas procesionales interpretadas por la conocida banda de "La Estrella", saetas que vibraban en el aire, el padrenuestro que le cantaron los Amigos de Ramón Medina, o el acompañamiento de las cofradías hermanas. El cortejo llegó al Templo a las 1 horas de la madrugada en una noche calurosa de amor y de esperanza.

                                                                                                                                   

Francisco García Calabrés-Cobo

Regreso al contenido | Regreso al menu principal